A través de una aplicación que denominaron Sindiferencia, Gabriela Wajnerman y Ariel Kosacoff demuestran que el celular no sólo es una vía de acceso a la comunicación y la diversión, sino que también puede cumplir una función social.

Lo más leído

logo50 Acción 1

Noticias Zonales

Opinión