"Estamos reemplazando un elemento de votación que es controlable por el votante, por algo que no"

05 December 2016

Un grupo de especialistas en el voto electrónico se reunió en el campus de la Facultad de Ciencias Económicas de Río Cuarto, Córdoba, para explicar críticamente la vulnerabilidad de este sistema en un acto eleccionario. Aquí, reproducimos una entrevista al informatico Javier Smaldone.

Smaldone explica que el grupo está integrado por informáticos, matemáticos, especialistas en derecho y ciencias políticas, quienes se reunieron por el interés en el sistema de voto electrónico que se usó en la provincia de Salta y en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires previendo que se iba a proponer ese sistema o uno similar a nivel nacional. Parte de este grupo fue convocado al Congreso de la Nación (a la Cámara de Diputados y a la Cámara de Senadores).

¿Cuál es el fundamento de ustedes respecto a la vulnerabilidad del sistema?

Básicamente, decimos que no se deben usar computadoras como métodos de votación. Como elemento de votación no se puede usar nada que no esté bajo control del votante. Cuando se vota usando boletas de papel en un cuarto oscuro con un sobre o boletas únicas que es una grilla donde uno marca cruces (que usamos aquí en Córdoba en las elecciones provinciales), es algo que se entiende, comprensible y controlable por parte del votante. Cualquiera sabe manipular un papel, hacer cruces en una hoja, asegurarse que la boleta que uno elije es la que uno quiere, colocarla en un sobre, asegurarse de que nadie vea lo que estamos votando, que eso va a parar dentro de la urna. Todas estas cuestiones son posibles porque estamos hablando de elementos que nos son familiares o naturales. Si a eso lo reemplazamos por un sistema informático nos lleva a una pérdida completa de control. Podemos saber usar una computadora, poder interactuar con una computadora pero nadie, por experto que sea, puede saber qué está haciendo, qué no está haciendo. Esa es la objeción principal en general en contra del uso de votación electrónica de cualquier tipo.

voto2

¿Es posible que sea hackeado el sistema?

El estado actual de la ciencia informática, lamentablemente, no permite hoy asegurar que un sistema es seguro. Los informáticos no sabemos hoy cómo construir sistemas seguros. Sabemos cómo construir sistemas. Tenemos ciertas prácticas que tienen que ver con la seguridad. Tenemos ciertas formas de verificar si un sistema es fácilmente violable o no pero no tenemos forma de tener seguridad, ni siquiera con auditorías.

Cuando se le dice a la gente que el sistema va a ser auditado, se imagina algo parecido a una auditoría contable. En una auditoría contable se dan varias cosas. Primero, que una auditoría la puede hacer cualquier contador público nacional, quizás, si es de un volumen muy grande, hacen falta 5 o 10 contadores pero los conocimientos son los que tiene un contador público nacional. Segundo, que la auditoría es concluyente. La teoría contable arroja un resultado preciso. Tercero, que esos resultados pueden ser comprendidos por cualquier persona con una educación básica y alguna formación mínima en matemática y contabilidad. 

Con una auditoría informática, primero, hay que reunir a un equipo de auditores para auditar completamente un sistema complejo como lo es un sistema de votación. Es una tarea enorme y hace falta mucha gente con muchos conocimientos. Segundo, los resultados de estas auditorías nunca son concluyentes. Una auditoría informática puede concluir que hasta donde se puede observar, no se encontraron vulnerabilidades que puedan ser atacadas por un atacante hasta tanto presupuestos. Jamás una auditoría va a decir este sistema es seguro. Tercero, el resultado de esa auditoría tampoco, en general, puede entenderlo cualquier persona. Estamos reemplazando un elemento de votación que es controlable por el votante, por algo que no, y le pedimos que crea en la palabra de un grupo de élite que auditó un sistema y produjo resultados como los que te estoy diciendo. Es una locura. 

La Cámara de Diputados rechazó este proyecto de voto electrónico pero existe, por parte del gobierno, mucho interés en que se apruebe afirmativamente. ¿Aventurás lo que puede suceder?

El proyecto tiene media sanción de Diputados. Está frenado en el Senado por cuestiones políticas, no técnicas. Nadie escuchó los argumentos de los científicos ni de los técnicos. Fuimos muchos. Fuimos todos claros. Fuimos todos críticos con el sistema en el sentido de decir: “No se puede hacer esto bien”, “No vale la pena correr el riesgo”, “Hay otras soluciones para el sistema electoral”. Ninguno de esos argumentos y la evidencia profusa que mostramos bastaron para que alguien diera marcha atrás por cuestiones técnicas. Ahora se ha frenado por cuestiones de negociación política. No sabemos qué va a pasar el año que viene. Pero lo que sí hemos visto que a dos días de frenarse el proyecto a nivel nacional el legislador González salió a decir que en la provincia de Córdoba se va a implementar un sistema así y se va a aprobar en diciembre. En diciembre se va a aprobar una reforma electoral en Córdoba con este tipo de sistema. En Córdoba que tenemos el mejor sistema electoral del país, junto con Santa Fe.

El sistema de votación electrónica (en sus distintas formas) tiene un desarrollo histórico de más de 40 años. La primera patente en EEUU se otorgó en 1974. ¿Qué pasó a lo largo de estos 40 años, donde hay mucha tecnología que apareció, se masificó y desapareció? Un ejemplo es el VHS: hace pocos meses se fabricó el último. ¿Qué pasó en estos 40 años? ¿Todo el mundo vota con computadoras? No. Hubo un auge que llevó a que muchísimos países con las democracias más estables del mundo (sobre todo los más desarrollados en materia científica-tecnológica) a que probaran sistemas de este tipo.

La realidad, hoy, es que en estos más de 40 años los únicos tres países que usan computadoras para votar en un 100% son Venezuela, Brasil y la India. Los restantes países que usan mayoritariamente computadoras son Bélgica y EEUU. Bélgica llegó a implementarlo en un 100% y ya una región belga, la Valona, abandonó el voto electrónico y está pidiendo al resto de las regiones que lo hagan. EEUU lo usa un 30% de los condados y no mayoritariamente como se cree. En estos momentos hay tres estados que están viendo qué pasó porque los resultados en donde se votó con papel son bastantes diferentes a donde se votó con computadoras dentro del condado.

La realidad es que pasados los 30 años el voto electrónico ha fracasado en gran parte del mundo. Muchos países lo han descartado, lo han prohibido. Habiéndolo probado, han vuelto a votar con boleta única de papel como votamos aquí los cordobeses. Es como si nos negáramos a ver la realidad que nos muestra el mundo y tratar de hacer el mismo camino que intentaron países muchos más desarrollados, con democracias mucho más estables que las nuestras y fracasaron.

El tema es que la cuestión se plantea en el plano político y no técnico…

Claro. Por ejemplo, si tuviéramos discutiendo una vacuna que durante 40 años se ha probado en el mundo, que los principales países que la probaron la abandonaron y muchos la prohibieron, que actualmente se usa masivamente en Venezuela, Brasil y la India, que hay un consenso en la comunidad científica-técnica que dice que no es buena y hasta puede matar pero, sin embargo, la clase dirigente le parece bien y la van a utilizar.
Aquí, hay una disociación marcada entre lo técnico y político.Hubo una declaración conjunta hace pocos días de cinco universidades con carreras de informática que son nada menos que la UBA, la Universidad Nacional de Córdoba, la de Río Cuarto, Rosario y Neuquén, diciendo: “No hay que votar usando computadoras”. Contra eso el Congreso de la Nación y la Legislatura Provincial van a aprobar la votación electrónica. Eso es desoír la opinión unánime del grueso de la comunidad científica en la materia porque los políticos creen que puede funcionar.

Ellos están conscientes de todos los cuestionamientos. Hay otras soluciones que no tienen estos problemas.

Muchos piensan que detrás de esto hay un negocio económico. El negocio económico es una ruta, son 300 millones de dólares. No es el negocio económico. Para mí, a esta altura del partido, la única explicación que me queda es que realmente quieren tener un sistema que puedan controlar o manipular de alguna forma. Lo dijo Alfredo Ortega en la exposición del Senado: “Son tantas las objeciones, hemos hablado y mostrado tanto y lo niegan de una forma que nos da que pensar que hay una mala intención detrás de todo esto”.

 

Fuente: www.eco.unrc.edu.ar

Lo más leído

logo50 Acción 1

Noticias Zonales

Opinión