Carlos Dos Rey, trabajador en el basural

15 Abril 2017

El conflicto entre la municipalidad y los recuperadores de residuos del predio de disposición final lleva mucho tiempo. Carlos Dos Rey, que se gana la vida realizando este trabajo, dialogó con Miguel Ángel Ratti y Arnaldo Martínez en Hablemos Claro (De la Azotea 88.7) y expuso la cruda realidad a la que se enfrenta cada día.

El conflicto

El 7 de diciembre de 2016 el presidente del Emsur. Eduardo Leitao, se presentó en el predio de disposición final de residuos perteneciente al partido de General Pueyrredon y, tras conversar con los recolectores que diariamente trabajan allí, firmó un documento en el que se comprometía a implementar las siguientes acciones:

  • Limpieza y recuperación de los playones de contingencia
  • Compromiso de abastecer de agua potable tres días todas la semanas
  • Compromiso de dotar al predio de un tanque de más de mil litros de agua
  • Compromiso de que todo tipo de vehículo que transporte residuos posibles de recuperación los deposite en primera instancia en los playones de contingencia
  • Mantener en condiciones todas las calles de ingreso destinadas a los efectos de la recuperación de residuos
  • Proceder a la reparación de luminarias si fuese necesario
  • Erradicación por medio de Girsu Social del trabajo infantil
  • En el caso de focos de incendio como es costumbre, la municipalidad llamará a los bomberos para que los sofoquen
  • Se prohíbe terminantemente realizar tareas de recuperación o reciclado al personal policial, municipal o a operarios de la empresa contratista.

 

doc1

Compromiso firmado por Eduardo Leitao el 7 de diciembre de 2016.

 

Este acuerdo no se cumplió y los recuperadores y recicladores comenzaron a protestar, lo que se manifestó en el bloqueo al ingreso al predio que realizaron en marzo. Este corte se destrabó tras otra reunión con Leitao el día 15, en la que firmaron un nuevo documento que, entre otras cosas, fijaba un plazo máximo de quince días para que la municipalidad se encargara “de acondicionar el playón de contingencia del sector de disposición final de residuos”. Esto tampoco se llevó a cabo y el conflicto se reanudó.

 

En primera persona

Carlos Dos Rey hace cinco años que trabaja en el reciclado. En la entrevista telefónica que mantuvo con Miguel Ángel Ratti y Arnaldo Martínez (el audio puede escucharse al final de esta nota) contó el conflicto que tienen los recuperadores con la municipalidad, por qué persisten en la protesta y de qué se trata reciclar residuos en La Quema, como llaman al predio.

Carlos separa cartón, fierro, chapa, aluminio. Otros separan plásticos y cartones. Si encuentra algo mejor, se vende. Lo que recolectan lo comercializan ahí inmediatamente: vienen los compradores que, aunque pagan menos, lo libera a del traslado que no tiene cómo realizar. En un buen día puede llegar a sacar seiscientos pesos. “Ayer estuvo flojo y me llevé trescientos y con eso no hago nada. Hoy me pude llevar quinientos pesos. Pero es tanta la gente que no podés llegar a los 1000”.

Cuando le preguntan cuántas personas trabajan en el predio, responde: “En el día llegan a haber dos mil o tres mil personas, y más ahora con la falta de trabajo que hay en Mar del plata. Hay gente que viene con su familia (niños) porque no los pueden dejar en la casa”.

Muchos recuperadores pasan la noche en La Quema si el trabajo de un día no alcanza. “Yo soy uno de esos que nos quedamos, como ayer. Ayer estuvo flojo el asunto y me tuve que quedar hasta hoy para poder llevar una moneda a la casa para que a los chicos no les falte nada. Con un nailon, dos tanques, un poco de maderas armo una carpita, más unos colchones que salen, esperamos ahí hasta las dos de la mañana para trabajar. Trabajamos con linterna, aunque algunos no tienen”.

 

doc2a

doc2b

Documentos firmados el 15 de marzo de 2017.

 

Contó el caso de un chico de doce años que un día fue internado en el Regional porque había tomado mucho alcohol, y que así como entró lo largaron. Nadie, ni el Estado, lo amparó. Ahora está solo y trabaja a la par de los recicladores adultos.

También se refirió a la falta de consideración de los choferes que ingresan a descargar residuos: “Así como entran, vuelcan y salen. Ayer casi agarran a dos personas. Entran como locos. No les importa si hay personas. Yo sufro mucho por la gente que día a día se lleva el pan para la casa y a veces no pueden... Me duele lo que está pasando”.

El incumplimiento de los acuerdos por parte del Emsur ocasiona que los recuperadores no tengan un lugar donde separar la basura. Además, se están tirando residuos muy cerca de las viviendas. “Tenemos quince metros de altura ya, se ve toda Mar del Plata de la basura que hay. En vez de ir bajando cada vez sube más. La gente corre peligro cuando hay mucho viento”,

Carlos cuenta que la calle de acceso está llena de basura, los camiones no pueden pasar y cuando llueve es peor. “El intendente sabe lo que está pasando. En la intendencia mostramos fotos del estado en que estamos acá, me prometió Leitao que iba a acercarse y todavía acá estamos, esperándolo”. 

Media

Lo más leído

logo50 Acción 1

Noticias Zonales

Opinión