Ileana Arduino: “El presidente convalida y alienta la represión a la protesta social”

13 Abril 2017

Se está viviendo en estos días una preocupante escalada de la violencia policial y de las fuerzas de seguridad contra las expresiones populares de protesta por los efectos de las políticas neoliberales. Sobre este tema reflexiona Ileana Arduino, abogada experta en seguridad y políticas de género, integrante del INECIP.

Represión brutal contra las comunidades mapuches de Rio Negro, gas pimienta en un merendero de Lanús, detención de mujeres por pintadas en CABA, violencia en Rosario contra integrantes de la comunidad QUOM, disparos a una murga, golpes a los viejos en Puente Pueyrredón, represión en La Plata a vecinos, presencia de camiones hidrantes, y la brutal represión contra los docentes en la instalación de la escuela itinerante en la plaza del congreso, justo cuando se cumplen diez años del asesinato de Carlos Fuentealba. Uno o dos hechos pueden significar un error o un exceso, pero todo esto junto muestra una política del gobierno nacional para acallar las voces de protesta de los sectores más vulnerables de la sociedad.

Ileana Arduino es abogada con gran experiencia en defensa de los derechos humanos como funcionaria en distintos organismos estatales, también como docente y asesora en legislación de seguridad en varios países de América Latina. El Prisma, el programa radial que conducen Arnaldo Martínez y Miguel Ángel Ratti, decidió consultarla para profundizar con su opinión experta, la reflexión sobre los graves hechos que están sucediendo en el país. Consultada sobre estos temas, la doctora Arduino deja en claro que, si bien siempre es tensa la relación de los sectores populares con las fuerzas de seguridad, algo ha cambiado en el último año, y esto se debe a que quienes tienen las responsabilidades políticas de gobernar apelan a una retórica bélica, donde se usa el narcotráfico o el terrorismo para criminalizar todo tipo de expresión, apelando al miedo que la inseguridad produce en la ciudadanía. Arduino impugna estos argumentos, dejando claro que la supuesta lucha contra el narcotráfico siempre se limita a perseguir tenencias para consumo, y la supuesta lucha contra el terrorismo persigue a organizaciones políticas disidentes o a las comunidades indígenas. Todo esto sumado a una tradición en que las fuerzas policiales se manejan con total autonomía, es una invitación abuso al desmadre y al descontrol.  

Consultada específicamente sobre el caso del gas pimienta en un merendero infantil y la represión contra una murga, la Dra. Arduino explicó que “en una situación de persecución a una persona sospechada de cometer un delito, el estado no tiene un vale todo para perseguir. Hay normas y límites, y si justo se cruza un comedor infantil en la persecución, habrá perdido al sospechoso pero la obligación es preservar la vida la integridad de las personas que están ahí. Tenemos un secretario de seguridad que minimiza y dice el gas pimienta sale con agua. Lo que tenemos ahí es aval tácito dirigido a convalidar una acción policial totalmente irregular. Hace poco cuando la policía baleo una murga, un grupo de niños en el bajo Flores la reacción de la policía fue poner la situación en un marco de una persecución que nunca nadie pudo acreditar”. En todos los casos, deja claro que la primera reacción del poder en todos estos casos es la de convalidar el accionar policial sin siquiera averiguar si hubo una situación irregular. Con esto, según Arduino, se estaría produciendo un doble standard de ciudadanía unos que merecen morir y otros que están legitimados para matar.

Arduino se refirió a la política de este gobierno, que presentó la emergencia en seguridad y luego presentó su “protocolo antiprotestas”. Entiende que este es jurídicamente un instrumento deficitario y hasta es un exceso llamarlo protocolo “pero no es torpeza, es una especie de señal para volver a la época en que un conflicto en un espacio público no era gestionado sino reprimido, negar el conflicto, suprimirlo. La nada casual represión de los cuerpos femeninos, justo cuando el feminismo pone en relieve la relación entre feminismo y patriarcado, también va en ese sentido”.

Arduino explica que en el gobierno anterior también había sectores que buscaban soluciones represivas, como el caso del entonces secretario Berni, pero en ese gobierno había contradicciones y opiniones encontradas, en cambio en este gobierno, “lo que sucede es un posicionamiento único por la respuesta represiva, no es lo mismo tener una autoridad presidencial que desaliente el uso de la fuerza que tener una que la cebe y la estimule”.

“La sociedad que en otras épocas convalidaba la lucha docente hoy pide estrategias represivas llegando a cuestionar el derecho de huelga, que no es una conquista de la década pasada sino de mediados del siglo pasado. El encarcelamiento de Milagro Sala reúne en términos de clase y de genero resume muchos de los códigos que determinados sectores dirigen a los sectores populares la respuesta represiva que buscan criminalizar la protesta social y criminalizar la vida pública”.

No obstante, la Dra. Arduino deja un mensaje en cierta forma optimista al destacar que la sociedad ha aprendido a conquistar derechos y “los que estamos en una mejor situación debemos defenderlos”.

Lo más leído

logo50 Acción 1

Noticias Zonales

Opinión