Cooperativa “10 de noviembre”, una historia de lucha y coraje

10 April 2017

Desde la épica toma de la fábrica sucedida en 2007, la Cooperativa de trabajo textil “10 de Noviembre” tuvo que enfrentarse a muchos obstáculos. Hoy, aunque las cosas siguen difíciles, están resistiendo y saliendo adelante.

La cooperativa de trabajo textil “10 de noviembre” está en la localidad de Lomas del Mirador, partido de La Matanza. La historia de todo lo que tuvieron que pasar para poder consolidar la toma de la fábrica y formar la cooperativa es realmente impresionante.

En diálogo con el programa radial El prisma, Antonia Argota, presidenta de la cooperativa, contó los detalles de lo que pasó en la inolvidable jornada del 10 de noviembre de 2007: “La fábrica cerró por problemas internos de los dueños. Nosotros fuimos a trabajar como todos los días aunque habíamos visto cosas raras y algunos muchachos del Polo Obrero nos avisaron que los dueños iban a cambiar la cerradura. Nosotros le pedimos al capataz que nos dejara entrar para terminar el material que había y nos quedamos adentro. A las 14.30 se presentó el patrón como con 10 patrulleros policías, cerrajeros y empezó a golpear la puerta, a gritar que era su casa y nosotros le decíamos que también era casa nuestra, hasta que un compañero se descompuso y tuvimos que abrir la puerta, entró la policía sacaron a los compañeros varones. A las mujeres no permitimos que nos tocaran así que quedamos tres compañeras, mis compañeras Fatima y Sonia tenían criaturas se tuvieron que ir una al segundo día y otra a la semana”.

Después de todo esto, Antonia Argota se quedó sola dentro de la fábrica con la policía que la custodiaba. Rápidamente sus compañeros instalaron carpas en la vereda y con muchos problemas le pasaban comida al interior, ya que Antonia no podía acercarse a la puerta porque los policías podían sacarla de un empujón, aunque se habían comprometido a que no podían sacarla por la fuerza. Mientras tanto se hacían trámites ante los juzgados correspondientes para que se reconozca la toma de la fábrica.  

Luego de varios meses, el resto de los trabajadores lograron ingresar a la fábrica y después de dos año y medio de toma lograron volver a producir. En todo ese tiempo subsistieron con la ayuda de vecinos, familiares y de otras cooperativas. Hoy son 23 asociados y están produciendo, aunque tienen otros problemas. Por un lado por la competencia desleal del hilado importado y por el otro  por las tarifas de los servicios. Al respecto señala Antonia Argota: “El tema de las tarifas es muy duro, si bien nosotros ahorramos unos pesos en el banco, las tarifas nos dejaron en cero, la luz se vence hoy se paga hoy porque si nó son mil quinientos pesos más, tuvimos 53000 pesos de luz y lo pagamos. Los más veteranos sabemos que si hay que pagar la luz, los que trabajamos no nos podemos llevar nada a la casa esa semana pero los más jóvenes se van a buscar otro rumbo”.

Cuando se le consulta sobre su vida en la fábrica, cuenta: “Yo hace cuarenta años que estoy trabajando acá. Entré de adolescente, me casé, tuve hijas, tuve nietos, siempre trabajando en la empresa, después me quede sola porque me separé y para mantener a mis hijas me pasaba el dia en la empresa”.

Hoy la Cooperativa “10 de Noviembre” lucha por la expropiación del inmueble y de toda la maquinaria, lo que ya tiene media sanción de diputados. Pero los trámites avanzan de manera muy lenta, lo que no produce mella en el coraje y optimismo de los miembros de la cooperativa.

 

 

Fotografía gentileza de www.lavaca.org 

Lo más leído

logo50 Acción 1

Noticias Zonales

Opinión