11/9 Una fecha y muchos significados

11 September 2017

El 11 de Setiembre de 2001 se produjo el hecho de mayor impacto mediático, en la aún joven historia de las pantallas electrónicas. Sin embargo, para nosotros esa fecha tiene otros significados más trascendentes.

Cuando se habla del 11/9 no hay forma de olvidarse de la caída de las torres gemelas por el impacto de dos aviones. Más allá de las interpretaciones del hecho, los baches y contradicciones en la versión oficial, las teorías conspirativas, los medios de comunicación nunca habían mostrado un hecho tan impactante, y además en directo. El gobierno de Estados Unidos le saca el jugo al asunto aumentando la represión, justificando la violación de los derechos humanos, y victimizándose para atacar así a los países árabes, o más concretamente a los países petroleros. En una ocasión cayó muy mal en ese país que se publicaran imágenes de un partido de fútbol donde la hinchada de Nueva Chicago lucía una gran bandera con la foto de Osama Bin Laden (foto que no se consigue hoy en la web). Qué dirían entonces si se enteran que en Mar del Plata tenemos una calle llamada “11 de Setiembre”. Para comprender la elección de ese nombre para una calle céntrica, tenemos que meternos en un tema bien argentino, como es el de la Historia oficial. Los nombres de calles, los monumentos, los nombres de los lugares públicos han sido elegidos por la vieja corriente historiográfica liberal que dominó en nuestro país, y que escribió los relatos que aprendimos en la escuela. El 11 de Setiembre de 1852, en Buenos Aires estalló una revolución impulsada por los viejos unitarios que se habían opuesto a Rosas. Pero esta rebelión no fue contra Rosas sino contra su vencedor Justo José de Urquiza. Tras esta revolución, nuestro país estuvo diez años dividido en dos, la Confederación Argentina con capital en Paraná y el Estado de Buenos Aires. Mitre, Alsina, el propio Sarmiento estuvieron entre los principales impulsores que no iban a dejar a la orgullosa Buenos Aires en manos de un provinciano. Esta es la historia que homenajean nuestras calles, una historia parcial, que solo muestra como válidos los intereses de la burguesía porteña, aliada de la potencia imperialista de la época.

Pero hay un 11/9 que nos interesa más y que incluso nos duele más a los contemporáneos. El 11 de Setiembre de 1973 fue el golpe de estado que derrocó y asesinó a Salvador Allende, el presidente constitucional de Chile. Ese hecho fue mucho más que un golpe de estado más en la larga lista de nuestra historia latinoamericana. Ese fue el final de un sueño, porque el Chile de Salvador Allende, el Chile de la Unidad Popular, mostraba que era posible alcanzar una sociedad más justa, por la vía democrática. El período transcurrido entre 1970 y 1973 despertó en todo el mundo una corriente de simpatía ante la política de este gobierno, que con gran apoyo popular, logró grandes avances en materia social y también económica, siendo su medida más radical, la nacionalización de las minas de cobre. En esos años hubo también un estallido cultural, músicos, poetas, escritores generaron un estado de expresión y un clima de libertad que permitió que artistas como Víctor Jara, Violeta Parra, Los Jaivas, Los Quilapayún, trascendieran en todo el mundo. Para América Latina, este es el verdadero 11/9, el sangriento golpe de estado de Pinochet, que contó con la desfachatada complicidad de la Cia y el gobierno de Estados Unidos.

Pero ante todo, el 11 de Setiembre es el día del Maestro. En la fecha se conmemora el fallecimiento de Domingo Faustino Sarmiento, un gran luchador por la educación pública. Discutido por sus posiciones políticas, por su desprecio a la cultura criolla y aborigen, por su fervor a la hora reprimir a las expresiones políticas contrarias a sus ideas, Sarmiento alcanzó su mayor altura como educador. A pesar de sus ideas tan complicadas, no se puede dejar de reconocer el impulso que dio a la construcción de escuelas, a la formación de los docentes. Todas las virtudes de nuestro sistema educativo nacieron con las ideas de Sarmiento. Y todo lo malo de este mismo sistema, también puede rastrearse en este origen. El día del maestro nos encuentra en el siglo XXI con muchos Sarmientos repartidos en las innumerables escuelas del país, docentes que con propuestas creativas buscan que los chicos cada vez aprendan más y mejor a pesar del contexto económico. Propuestas que buscan incluir, para que todos los pibes puedan acceder a la educación que les de oportunidades. En este 11/9 la memoria histórica sigue viva, iluminando el presente.

Lo más leído

logo50 Acción 1

Noticias Zonales

Opinión