Arnaldo Bocco: “En los próximos años, la deuda se va a llevar el 10 por ciento del presupuesto público”

30 Abril 2017

Arnaldo Bocco es un economista de enorme trayectoria en el ámbito académico y también en el mundo de las finanzas, llegando a ser director del Banco Central y varias veces candidato a ministro de economía por los sectores progresistas. A continuación transcribimos un fragmento de las declaraciones hechas en exclusiva para el programa “Hablemos claro” que se emite por FM de la Azotea, con la conducción de Arnaldo Martínez y Miguel Ángel Ratti”.  

“El gobierno ha frenado la economía con sus desaciertos, ha generado un proceso inflacionario, muy grande ha desfinanciado al estado. Nosotros proyectamos un déficit de 9 puntos del producto bruto tomando la totalidad del estado, incluyendo el déficit cuasifiscal del Banco Central. Es una economía que no crece, donde la recaudación tributaria crece menos que la actividad económica y por lo tanto el gobierno necesita emitir deuda. La única probabilidad que tiene el gobierno de financiarse es con endeudamiento externo, que es una suerte de respirador artificial. Ese respirador que hoy implicó una emisión de deuda del orden de los 80.000/83.000 millones de dólares en lo que va desde que asumió el 15 de diciembre contando el pago a los fondos buitres y contando las nuevas emisiones el endeudamiento compulsivo que tuvo en la primera parte del 2017. Prácticamente emitió 22000 millones de dólares hasta marzo“.

“Uno puede decir que esta economía entra en un período de estancamiento donde el nivel de endeudamiento le genera a los hogares un peso muy fuerte a futuro, es una deuda importante por el impacto fiscal que va a tener en los próximos años que se va a llevar casi el 10 por ciento del presupuesto público en el pago de servicio y de intereses y eso no permite crecer a la economía, no genera incentivos para consumir y mucho menos para invertir. La inversión hoy es netamente financiera, es especulativa. Los ingresos de capital que llegan a la Argentina (que disminuyeron mucho) hacen que la inversión caiga, cayó la inversión sobre el producto bruto, pero también cayó la inversión extranjera directa. La política de incentivos que hace Macri no consigue que inviertan. Los inversores hacen anuncios, dicen que invertirán un poquito más adelante si es que el mercado interno se recupera. Pero si  la economía opera en el sector industrial en un proceso de crisis como estamos hoy, la actividad no se va a recuperar“.

“Hay sectores que no tienen ninguna probabilidad de sobrevivencia en el largo plazo por la apertura económica como es el caso de los textiles, calzados, marroquinería, todo lo que es cuero, todo lo que es trabajo de autopartes, que proveen a la industria automotriz. Todo eso necesita de un mercado interno más expansivo, y para subir el mercado interno hay que subir los salarios por encima de la inflación. El grueso de la sociedad vive de un ingreso fijo, aun los que trabajan en el sector informal viven de ese pequeño ingreso que perciben por un trabajo que hoy es bastante escaso y al aparecer en esos términos tan amarretes, la probabilidad de que la actividad económica siga es baja. El gobierno se ha preocupado por hacer una reestructuración, quitar todos los beneficios y devolverle parte de la rentabilidad convertida en renta que es plus ganancia, al sector agrícola, al sector energético y al sector financiero, esas son los tres naves insignia que se van llevando el esfuerzo colectivo de nuestra sociedad. El estado compensa la caída de la recaudación por eliminación de retenciones por la caída de la actividad y por la recesión con endeudamiento externo. Es una maquinaria muy compleja porque hay tres millones de hogares que se enriquecen y siete millones de hogares que se empobrecen unos un poquito menos, otros un poquito más y aquellos que están en el sector más bajo y más humilde de la sociedad pagan los costos más duros la pobreza, la indigencia se va agudizando”.

Lo más leído

logo50 Acción 1

Noticias Zonales

Opinión